Historias del Clan. Mi vieja me da plata para la nafta.

Hola de nuevo, escribo yo Juan para contar una de mi vieja. Parece que ayer hubo una notable mejora en la imagen que tiene de mí.

Como saben, mi vieja y yo hemos tenido varias posiciones encontradas con respecto al poliamor a través de estos años.

Hace mas o menos 8 o 9 años, ella me había dicho que era "un camino que me llevaría a la infelicidad total y que nunca me iba a apoyar", y dicho y hecho por unos años casi ni nos relacionamos, hasta que después volvió a retomar contacto conmigo y tímidamente luego con sus consuegros.

¡Últimamente hasta con los polisuegros tiene sus charlas a causa de las elecciones!

Sí, insólitamente todos los polisuegros son esos que les encanta creerse y pasarse por whatsapp esos videos super inventados tipo "La URSS, Yugoslavia y Mordor financiaron la campaña de los Fernandez" o "La pirámide oculta bajo el hielo de la Antártida hecha por Monsanto y Alfajores Guaymallén", así que mi vieja se siente como en su casa y están unidos como si se hubieran ido todos de viaje de egresados a Carlos Paz.

La cosa es que ayer caí a saludarla para tomar unos mates, y me preguntó así como al pasar:

- ¿Cómo andan las nenas? ¿Cómo anda Sebas? ¿y el niño? (Las nenas son Chechu y Flor y el niño es el hijo de Flor).

- Bien ma, Chechu ahora está laburando, Flor laburando y estudiando, Seba está en el invernadero y el nene está en el colegio.

- ¿Y vos? ¿Cómo estas? ¿Cómo va tu trabajo?

- Yo ando bien vieja, tirando, hoy estoy reeee cansado porque ahora que está el auto ando de remisero de Chechu y Flor, las llevo cuando van a laburar y también llevo al nene al colegio ¡estoy todo el día arriba del auto como un pelotudo!

- Ahh... y sí... si tiene dos mujeres, la tiene que llevar en el auto, está bien, está bien.. (como asintiendo).

Medio que se quedó preocupada porque me vió super cansado, justo era viernes y fue una semana algo larga... pero mi comentario fue al pasar y por contarle algo, no es que estaba preocupado o algo.

Digamos que fue un poco de teatro familiar: En mi familia nadie va simplemente y cuenta algo, sino que uno tiene que hacer una teatralización exagerada de los hechos, gesticular y gritar mientras lo cuenta. No sé a qué viene ¿tendrá algo que ver la crianza 100% de familia siciliana?

Retomando, después de esta charla ella me trae un pantalón que me había comprado y me dice "probatelo". Cuando me lo estaba probando me ve las medias todas con agujeros.

- ¡Pablo! (retándome) ¿Por qué andás con esas medias todas de croto?

- Es que no tengo otras, las llevé todas al lavadero ma ¡dejame de joder, tampoco están tan rotas!

Después de probarme el pantalón, yo ya me estaba yendo de mi casa y se me queda mirando en la puerta, me dice "esperame que te traigo algo" y se va resuelta para la cocina.

Al ratito viene con tapper con queso y salame. Me lo dá y después me pone un un billete de $500 en el bolsillo, exactamente con el mismo gesto que hacía cuando a los 10 años me ponía $2 en el bolsillo alguna tarde de viernes para comprarme 4 naranjú o un helado de "La Montevideana".

- ¿¿Y esto ma, por qué me lo das??

- Para que le pongas nafta al auto y lleves a las nenas... y si te sobra, haceme caso Pablo, comprate un par de medias que quedás como un ciruja, ¡y cortate ese pelo largo de una vez!

Siempre imaginé lo lindo que sería que mi familia normalice al poliamor. Nunca me imaginé que iba a ser tan genuino y tan gracioso. Y eso es bueno, ¡sí que es bueno!

Uno piensa que es imposible que la gente normalice el poliamor, porque es difícil que cambie tu familia, por las edades y las diferencias de generaciones que tienen. Pero ellos lo normalizan a su manera, como ellos lo entienden.

Así que bueno, este es el resumen del día de hoy. Hace 9 años para mi vieja yo era un loco por tener una pareja abierta... hoy soy apenas un croto con medias rotas y que no tiene para la nafta.

Alguna mejora hubo, ¿no?